para qué sirve el ácido hialurónico

Qué es y para qué sirve el ácido hialurónico

12/11/2021

Los tratamientos de ácido hialurónico se han convertido en uno de los principales de todas las consultas de medicina estética. ¿La causa? Esta sustancia ofrece un gran abanico de mejoras en la calidad de la piel, la hidratación, la creación de colágeno y las estructuras faciales son algunas de sus muchas virtudes. 

El ácido hialurónico es un polisacárido que nuestro propio cuerpo fabrica de manera natural, presente en tejidos como la epidermis, los cartílagos, el tejido conectivo o los ojos. Su principal característica es su capacidad de atraer y retener el agua

“Nuestro cuerpo reconoce al ácido hialurónico inyectable como algo natural, por lo que sus efectos adversos debido al rechazo de nuestro cuerpo son casi nulos”. 

El uso de ácido hialurónico en la cara es seguro. Es la única sustancia que, de ocurrir una complicación durante su aplicación, se puede retirar rápidamente, aplicando la enzima hialuronidasa. 

La naturalidad y la seguridad que ofrece este producto, en combinación con sus buenos resultados, lo han convertido en una de las soluciones más solicitadas de nuestra clínica. 

¿Para qué sirve el ácido hialurónico? 

El ácido hialurónico inyectable puede estar en un formato más líquido o más reticulado, en función de cuál sea el uso que se le quiera dar. En cualquiera de los casos, la buena aplicación implica un resultado natural y armonioso en todo el rostro. ¿Para qué sirve exactamente el ácido hialurónico? 

  • Para mejorar la hidratación de la piel gracias a que este producto atrae y absorbe hasta diez veces su peso en agua. 
  • Para rellenar arrugas estáticas. Por ejemplo, el surco nasogeniano.
  • Modificar debilidades estructurales, aportando un volumen natural a aquellas zonas en las que falta estructura. Ejemplos: posicionar el mentón, marcar la mandíbula, dar volumen a los pómulos… 
  • Realizar pequeñas modificaciones faciales, como por ejemplo la rinomodelación con hialurónico. 
  • Dar volumen a ciertas zonas, siempre de la forma más natural posible. Por ejemplo, aplicar ácido hialurónico a los labios mejora la hidratación y rellena esta zona para darle un aspecto más juvenil. 

¿Cuándo usar el ácido hialurónico? 

El ácido hialurónico tiene efectos muy positivos en pieles de todas las edades. Cada vez son más los pacientes jóvenes que acuden a las consultas de estética para modificar debilidades estructurales o dar volumen a ciertas zonas de su rostro mediante el tratamiento de ácido hialurónico. 

Con el envejecimiento, perdemos volumen debido a la pérdida de colágeno y el desgaste óseo. En personas que tienen una estructura facial correcta, el ácido hialurónico no busca dar volumen extra, sino reposicionar aquellas zonas que han perdido volumen con la edad, para dar un efecto lifting natural. 

“Independientemente de la edad y los resultados que se quieran obtener, lo más importante al someterse a este tratamiento es encontrar la clínica y el doctor adecuado”. 

En nuestra clínica aplicamos el método Jordán Barres para que todos nuestros pacientes obtengan de este tratamiento exactamente lo que desean: un rostro más joven, saludable y simétrico. 

El primer paso es escuchar qué expectativas tiene el paciente para entender qué quiere. A continuación, realizamos un diagnóstico, teniendo en cuenta los deseos del paciente, pero también la complejidad de su rostro y su estructura ósea natural

De esta manera, podemos ofrecer un tratamiento bien asesorado y lograr el objetivo final: realzar la belleza natural. 

El ácido hialurónico se reabsorbe poco a poco, haciendo que desaparezca lentamente de la piel. Por eso, aproximadamente una vez al año es necesario regresar a la clínica para hacer pequeños retoques. 

Pero esto no significa que se pierdan sus efectos por completo: un paciente de ácido hialurónico inyectable puede tener la piel en mejor estado un año después de su aplicación, que el día antes de seguir el tratamiento.  

¿Qué diferencia hay entre el ácido hialurónico y el bótox? 

La diferencia principal es el tipo de sustancia: el bótox es una toxina botulínica y el ácido hialurónico es un polisacárido natural.

Es decir, el bótox resulta útil para las arrugas dinámicas: aquellas que se forman por la contracción muscular (frente, entrecejo y patas de gallo). Esta toxina relaja la musculatura, haciendo que pierda fuerza y que esas arrugas vayan desapareciendo. Lo que actúa no es el producto, sino el efecto de la toxina en el músculo. 

Mientras que el ácido hialurónico es más útil para las arrugas estáticas, que se marcan en reposo, como el surco nasogeniano, así como para las arrugas provocadas por la flacidez. 

 




COMPARTIR:




Comenta:

ÚLTIMAS NOTICIAS

NEWSLETTER

Acepto las condiciones de la
Política de privacidad y Aviso legal

CATEGORÍAS

TRATAMIENTOS RELACIONADOS

We use Cookies | More info
Cookies Preferences