Lipofilling facial

Rejuvenecimiento de cara con grasa propia

 

Los injertos de grasa autóloga (de la propia paciente) no es una técnica nueva dentro del campo de la Cirugía Plástica ya que es algo que hemos empleado desde hace mucho tiempo. Sin embargo, en los últimos tiempos la técnica de obtención, procesamiento y aplicación ha mejorado de tal forma que nos ha permitido ampliar la aplicación de este técnica.

 

Uno de los factores que más influyen en el envejecimiento facial, es la pérdida de los compartimientos grasos que tenemos de joven en la cara. Su pérdida con el paso del tiempo, determina la desaparición del óvalo facial y con ello, la aparición de las temidas arrugas y flacidez facial.

 

El lipofilling facial nos devuelve la grasa perdida en zonas como pómulos, región temporal y puede rellenar surcos o arrugas marcadas como las líneas de marioneta y surcos nasogenianos, restaurando nuestro ovalo facial y en consecuencia eliminando arrugas y flacidez facial. Además la presencia de células madre ayudará a que nuestra piel luzca más joven y luminosa.

 

El procedimiento se lleva a cabo mediante anestesia local y sedación de forma ambulatoria, siendo las zonas habituales de extracción de grasa la parte baja del abdomen, flancos, cartucheras o cara interna de muslos.

Una vez obtenida la grasa mediante liposucción, se procesa mediante centrifugado para obtener grasa pura y esta, es infiltrada en la zona a tratar mediante pequeñas cánulas con incisiones mínimas.

 

El postoperatorio no suele ser doloroso siendo el mayor inconveniente que aparecerá inflamación en la zona tratada que puede tardar entre una y dos semanas en desaparecer.

 

La mayor ventaja de esta técnica es que el relleno que utilizamos, nuestra propia grasa, es de fácil obtención, no provoca rechazo y que la duración es definitiva.




COMPARTIR:  

LLÁMANOS AL


964 235 560
626 719 588

REALIZA UNA CONSULTA

He leído y acepto la política de privacidad

ÚLTIMAS NOTICIAS