Septiembre. Todo depende del cristal con que se mire.

01/09/2017

Aunque alguna/o aún estará de vacaciones, con jornada de verano o sin cambiar el chip, la verdad es que Septiembre es el mes de vuelta a la rutina.

Ya estamos en septiembre y no pienso hablar del síndrome postvacacional….septiembre para mi es el mes para empezar con fuerzas, organizarte y comenzar nuevos y apasionantes proyectos…para mi, es el mes del comienzo de los CICLOS.

Además, este septiembre, en mi caso, no es otro cualquiera. Mi vida ha dado un giro radical tanto a nivel profesional como personal. Es el mes en el que me propuse volver a encontrar mi rutina, a ilusionarme con nuevas cosas… y así ha sido. Hoy os puedo contar que septiembre viene cargado de nuevos proyectos y retos.

Eso si, permitidme que aún no le quite el halo de misterio… tengo que esperar un poquito más para poder contaros con detalle de qué tratan estos nuevos proyectos, lo que si os puedo adelantar es que son muy variados: ampliación de nuestras instalaciones incorporación de nuevas unidades de tratamiento, nueva tecnología, nuevos eventos….

Septiembre es también un mes de objetivos: dieta, deporte, idiomas, dejar de fumar, búsqueda de empleo… Cada año nos hacemos la misma lista. Lo siguiente es ser capaces cumplirlos. Para ello es clave ver los objetivos como oportunidades para mejorar.

Es por eso que  la vuelta a la rutina siempre debería ser algo progresivo. Podemos tomar como referencia el inicio de septiembre para comenzar a hacer una transición progresiva a lo que serán las nuevas rutinas que en breve darán comienzo.

Es importante tener en cuenta que el inicio de septiembre marca una oportunidad excelente para reflexionar sobre las rutinas y hábitos que teníamos antes del verano, decidir cuáles son los que habría que mantener y cuáles habría que cambiar. Ninguna rutina es perfecta, siempre hay algo que puede mejorar.

Si aún no lo has decidido o no te lo has planteado porque piensas que no vas a tener tiempo….¡ para y reflexiona!, ¿ Realmente quieres que sea así un año más?. A veces olvidamos lo realmente importante…¡menos mal que llego septiembre!

Todos los cambios cuestan de asentarse. Hay que planificar, tener constancia y aceptar que el cambio no se producirá de la noche a la mañana… ¡tener paciencia!.

Septiembre puede ser el mes más duro pero también el más positivo. Recuerda….¡Todo depende del cristal con el que se mire!.

 

Jordán Barres

Cirujano Plástico




COMPARTIR:




Comenta:

ÚLTIMAS NOTICIAS

CATEGORÍAS