Rinoplastia, motivaciones estéticas y funcionales

02/01/2014

Las motivaciones a la hora de someterse a una rinoplastia pueden derivar de una inconformidad con el aspecto de la nariz, de problemas respiratorios o bien de ambos. En el post que hoy nos ocupa vamos a tratar los dos motivos principales que llevan a una persona a someterse a la operación de nariz. 

En primer lugar, los pacientes que desean mejorar estéticamente la forma de  su nariz, pueden presentar o no problemas en la función ventilatoria de la misma, pero acuden a nosotros principalmente por problemas de autoestima derivados de su imagen, aunque cuando hablamos de rinoplastia y de manera frecuente, combinamos la rinoplastia funcional y la estética en una sola intervención, con el fin de resolver ambos problemas en una misma operación. Debido al lugar destacado que ocupa la nariz en nuestro rostro y que representa el centro de las miradas, la rinoplastia nos permite mejorar estéticamente la forma de la nariz, trabajando sobre la punta nasal, el dorso o giba nasal y el ángulo entre la nariz y el labio superior. En la cirugía de nariz, se combina sensibilidad y ciencia con arte, con el fin de mejorar el aspecto del paciente y ayudarle así a ganar seguridad en sí mismo, lo cual afectará a su éxito personal e incluso profesional. Por su parte, hay pacientes con problemas respiratorios que acuden a nuestra consulta para que valoremos de manera individualizada el problema funcional y busquemos una solución satisfactoria para la afección. Según el problema funcional que presente cada paciente, elegiremos el tipo de procedimiento más adecuado, corrigiendo el tabique nasal, los cornetes de la nariz o ambos, según se precise. De cualquier modo, sea cual sea la motivación que lleve a un paciente a tomar una decisión tan personal como la de someterse a una rinoplastia, lo primero que tiene que tener claro es qué imagen espera de sí mismo y hablarlo con su cirujano. Para ello, el paciente debe saber que la belleza de una fisonomía no se encuentra en la perfección de cada una de las partes, sino en la armonía del conjunto. En nuestra clínica, buscamos que la nueva nariz no llame la atención, sino que se integre en el contexto general, produciendo un rostro agradable en el que no se detecte que ésta ha sido intervenida.




COMPARTIR:




Comenta:

ÚLTIMAS NOTICIAS

CATEGORÍAS