REDUCCIÓN DE PECHO, MÁS QUE UN PROBLEMA ESTÉTICO

15/05/2015

Tener el pecho grande no sólo puede suponer un problema estético si no que puede derivar en problemas traumatológicos, dermatológicos y psicológicos que podemos solucionar con la cirugía de reducción mamaria. La gran mayoría de las pacientes que se realizan esta cirugía refieren que lo volverían a hacer, por la calidad de vida que han ganado tras la intervención.

La hipertrofia mamaria conlleva en muchas ocasiones que las mujeres adopten una actitud postural inadecuada, encorvando la espalda y los hombros, debido al complejo que suelen padecer y también por la debilidad de los músculos encargados de mantener una postura erguida. Además, los sujetadores que utilizan les suelen dar molestias en la zona de los tirantes.

Esto puede suponer la aparición de problemas cervicodorsales, que incluso pueden derivar e protusiones o hernias discales. También es frecuente la aparición de patología en el hombro, como la tendinitis del manguito de los rotadores, por la inadecuada posición que adopta el húmero en rotación interna, provocando un rozamiento en los tendones.

La cirugía de reducción mamaria permitirá eliminar el exceso de peso en el pecho, con lo que la paciente será capaz de mantener de forma inconsciente una buena postura, favoreciendo así la mejoría de sus problemas de espalda y hombro.

Otra patología muy frecuente secundaria al exceso de glándula mamaria es la dermatológica.

La caída de la mama predispone a que la zona del surco submamario esté continuamante macerada por el sudor y ésto favorece la aparición de infecciones y lesiones dolorosas en la piel.

Y como no, el problema psicológico que para muchas mujeres supone tener el pecho grande, sobre todo si se trata de hipertrofias mamarias ya evidentes desde la pubertad. El complejo que puede llegar a tener una adolescente por un pecho grande puede suponer un trauma importante en sus relaciones sociales. Además, no podemos olvidar que los sujetadores óptimos para pechos grandes no suelen tener diseños muy favorecedores, y ésto en la intimidad también les hace sentirse poco atractivas. Es por ello que tras la intervención las pacientes refieren un cambio de actitud y de carácter, adquiriendo más seguiridad en sí mismas.

Con todo, puedo afirmar que la Reducción de Pecho es una de las técnicas de Cirugía Plástica más agradecidas de todas la que realizamos, puesto que no sólo podemos resolver un problema estético si no problemas funcionales como los que hoy os he expuesto, en los que tener el pecho grande supone un factor determinante.




COMPARTIR:




Comenta:

ÚLTIMAS NOTICIAS

CATEGORÍAS