Cáncer de mama: la reconstrucción de pecho

08/10/2014

El próximo 19 de octubre se celebra el Día Internacional del Cáncer de mama, aunque durante todo el mes, organizaciones de diversas partes del mundo programan varias actividades orientadas a la concientización para lograr un diagnóstico precoz de la enfermedad. 

Como se sabe, muchas mujeres que han sufrido de cáncer de mama tienen que someterse a operaciones para extirpar el tumor, perdiendo una parte o la totalidad del seno. Para estos casos, existe la posibilidad de realizar una cirugía de reconstrucción de pecho, que variará en función de la cantidad de pecho extirpado, puesto que a algunas pacientes solo se le extirpa una parte del seno –procedimiento llamado tumorectomía o cuadrantectomía – que no requiere el mismo tipo de reconstrucción como en el caso de la mastectomía, donde se extirpa la totalidad del pecho. Respecto al conjunto de técnicas que empleamos cuando se tiene que reconstruir parte del pecho, las englobamos dentro del término cirugía oncoplástica y comprende distintas técnicas de remodelación mamaria para que, tras una tumorectomía o cuadrantectomía, el pecho de la mujer quede estéticamente correcto. En cuanto a las técnicas que empleamos para la reconstrucción en caso de la pérdida total del pecho o mastectomía, encontramos aquellas en las que empleamos expansores o implantes mamarios y aquellas en las que no utilizamos ningún tipo de implante, las denominadas reconstrucciones autólogas en las cuales utilizamos el propio tejido de la paciente para reconstruir la mama, siendo las zonas empleadas para tal fin el abdomen (colgajo DIEP), el glúteo (colgajo SGAP) y la parte interna del muslo (colgajo TMG). Existen casos en los que combinamos un implante o expansor mamario con tejido propio de la paciente, en concreto de la espalda (Colgajo latissimus dorsi). Además, hoy día existe un grupo de pacientes cada vez más numeroso en las que de manera profiláctica se indica extirpar una o ambas mamas para reducir el riesgo en un futuro de la aparición de cáncer mamario y es lo que denominamos mastectomía profiláctica, en el cual podemos emplear las técnicas arriba indicadas para reconstruir el pecho. La elección de cada una de estas técnicas dependerá del estado de los tejidos de la paciente, tratamientos complementarios recibidos como la radioterapia o quimioterapia y, sobre todo, de las preferencias de cada paciente. En algunos casos, se puede realizar la cirugía en el mismo momento en que se practica la extracción del tumor (reconstrucción inmediata); pero otras mujeres deben hacerlo tiempo después (reconstrucción diferida), ya sea por indicación médica o por cuestiones psicológicas de la paciente. La diferencia entre la reconstrucción inmediata y la diferida radica fundamentalmente en el factor emocional, puesto que el primer tipo de cirugía permite que la mujer despierte ya con el pecho reconstruido, sin la necesidad de verse amputada, pues el impacto no solo es físico sino también psicológico. La reconstrucción de mama devuelve a la mujer que ha pasado por un cáncer de mama su calidad de vida ya que mejora su autoestima y es por ello que animo a todas ellas a que  inicien el proceso de reconstrucción mamaria.




COMPARTIR:




Comenta:

ÚLTIMAS NOTICIAS

CATEGORÍAS