¿Qué son y cómo se corrigen las mamas tuberosas?

17/07/2014

La glándula mamaria está recubierta por un tejido que, en algunas circunstancias, puede tener una gran rigidez que limita su expansión en el momento del crecimiento de la mama durante el desarrollo puberal. Cuando se produce esta situación, las mamas no crecen de forma natural, sino que tienden a expandirse por las zonas que ofrecen menor resistencia. Las mamas que crecen de esta forma se denominan mamas tuberosas y tienen un aspecto físico muy característico y que depende de cada caso particular, pudiendo afectar esta situación a ambas mamas o a una sola.

Algunos de los rasgos más comunes de las mamas tuberosas están relacionados con un tamaño muy grande y protruido de la areola mamaria, con un tamaño anómalo de la mama (excesivamente pequeña o con un volumen aumentado), con una forma tubular de la mama o con un surco submamario de implantación alta.

Es importante destacar que las mamas tuberosas no responden a ningún proceso patológico, sino que se trata simplemente de una malformación congénita que afecta a la estética. Esta malformación no es necesariamente hereditaria, pero sí es cierto que se suele producir en mujeres dentro de una misma familia.

El principal problema que se asocia con las mamas tuberosas es el gran trastorno psicológico que origina en la mayor parte de las mujeres que están afectadas por esta malformación. No obstante, la cirugía estética ha logrado avances importantes y, hoy en día, permite recuperar el aspecto normal de las mamas con una intervención quirúrgica.

La intervención quirúrgica consiste en la remodelación glandular combinada con la inclusión de prótesis mamarias o reducción mamaria, así como al tratamiento de la areola y de las asimetrías presentes dependiendo de los rasgos que asocie la mama tuberosa y el grado de severidad.




COMPARTIR:




Comenta:

ÚLTIMAS NOTICIAS

CATEGORÍAS