¿Qué debes saber antes de someterte a una abdominoplastia?

19/06/2014

La abdominoplastia es una cirugía sencilla y a la vez muy compleja por la implicación que requiere por parte del paciente, tanto preoperatoriamente, como después de la intervención, para lograr el resultado deseado.

Es muy importante valorar, a priori, si el paciente es un buen candidato para someterse a una abdominoplastia, ya que muchos acuden a mi consulta con una idea equivocada y puede que no acaben realizándose dicha intervención.

Esta operación está indicada cuando hay un exceso de piel y grasa en la parte inferior del abdomen y la musculatura abdominal está debilitada tras los embarazos o pérdidas importantes de peso. Lo que se consigue es un abdomen más plano y firme y una cintura más estrecha, gracias a una reconstrucción de la pared abdominal.

Por ello para mí, como especialista, es muy importante tener en cuenta aspectos como:

- El tabaco: el paciente tiene que dejar de fumar, al menos, un mes antes y, hasta, un mes después de someterse a la intervención, ya que el tabaco altera la microcirculación y puede comprometer el resultado final.

- La dieta: Es muy recomendable que el paciente esté cerca de su peso ideal puesto que esta intervención no busca perder peso, si no quitar el exceso de piel y grasa localizada. Tener unos buenos hábitos alimenticios antes, y después de la cirugía, favorece la recuperación.

- Medicación: si el paciente se está medicando, es posible, que antes de la intervención se le pida que interrumpa el tratamiento.

Pero, sobre todo, la parte en la que más insisto y que debe cumplir el paciente, sin excepciones, es en el postoperatorio.

Una vez finalizada la intervención colocamos una faja abdominal que se deberá llevar puesta de 4 a 6 semanas y que sólo se retirará para el aseo diario. Generalmente la hospitalización es de entre 24 y 48 horas. La primera cura la realizamos en el hospital, y a las 24 horas el paciente se podrá ir incorporando de forma progresiva. La primera semana el paciente deberá ir ligeramente inclinado hacia adelante para evitar tensiones en la cicatriz y progresivamente irá retomando sus actividades cotidianas, no siendo recomendable realizar ejercicio físico intenso hasta al menos un mes después de la intervención.

Dentro de los cuidados postoperatorios en nuestra consulta, aconsejamos la realización de drenajes linfáticos por parte de nuestra fisioterapeuta experta en fisioestética. Con la colocación adecuada de vendajes neuromusculares se reduce el tiempo de recuperación y se obtienen mejores resultados.

Es importante que el paciente conozca toda esta información antes de someterse a esta cirugía para poder planear el momento más adecuado, en el que sea capaz de cumplir los requisitos que hemos expuesto y así conseguir unos resultados excelentes.

 

 




COMPARTIR:




Comenta:

ÚLTIMAS NOTICIAS

CATEGORÍAS