LIPOESCULTURA O LIPOSUCCIÓN, ¿SON LO MISMO?

23/04/2011

A menudo nos hallamos ante pacientes que necesitan reducir acúmulos de grasa en ciertas zonas del cuerpo que se presentan rebeldes. Por norma general son personas que han llevado a cabo algún tipo de dieta sin conseguir eliminar el exceso de grasa y que tienen claro que desean someterse a una intervención de cirugía estética. Sin embargo, les asalta una duda cuando intentan dilucidar qué tipo de intervención es la más adecuada para su problema: ¿liposucción o lipoescultura? 

La respuesta es tan sencilla como contundente. Lipoescultura y liposucción son términos sinónimos, puesto que estamos definiendo un mismo procedimiento quirúrgico basado en la extracción de la grasa mediante cánulas y la utilización de anestesia durante la operación. Así es que el uso de una u otra palabra no debe confundirnos. Algunos cirujanos prefieren emplear el término liposucción cuando se habla de la extracción de grasa de partes del cuerpo como brazos, papada o tobillos, y  lipoescultura cuando quieren referirse a la extracción de grasa del abdomen, cintura o piernas. Pero insistimos: son lo mismo y responden a la misma técnica quirúrgica. Tanto es así que en la SECPRE – Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética - se tratan ambos términos como sinónimos. Una vez despejada la duda, lo que interesa tener claro es que liposucción / lipoescultura no son un tratamiento de la obesidad, ni sustitutos a la pérdida de peso, sino como ya hemos citado un método para retirar acúmulos localizados de grasa que no responden ni a la dieta ni al ejercicio. La técnica Mediante esta técnica se aspira la grasa de distintas partes del cuerpo: caderas, muslos, rodillas, tobillos, brazos, abdomen, cara, entre otras. Con frecuencia es complementaria a otras intervenciones como el estiramiento facial o la abdominoplastia. Normalmente, la liposucción se realiza con anestesia local y sedación, pero cuando se trata de casos muy extensos se lleva a cabo con anestesia general. La técnica, que siempre se realiza en un quirófano, consiste esencialmente en la aspiración de la grasa mediante la introducción de una cánula que está conectada a una máquina de vacío o a una jeringa especial. Una vez realizada la operación, se utilizará un vendaje compresivo o una prenda elástica según el área tratada. Es normal que aparezcan cardenales e inflamación de los tejidos en la zona aspirada.




COMPARTIR:




Comenta:

ÚLTIMAS NOTICIAS

CATEGORÍAS