¿Necesito una Liposucción?

13/04/2015

La Liposucción, también llamada Lipoescultura, consigue proporcionar un nuevo contorno corporal con mínimas incisiones a través de las cuales introducimos una cánula para aspirar la grasa acumulada. Algunas de las pacientes que me consultan para realizarse una liposcucción tienen una idea equivocada de cuáles son las indicaciones, es decir, de qué van a mejorar con una liposucción. Voy a intentar con este blog aclarar un poco estas dudas.

La Lipoescultura es un procedimiento quirúrgico de remodelación del contorno corporal mediante el cual eliminamos depósitos de grasa localizados que no desaparecen con el ejercicio físico. Podemos realizarla en una zona concreta, como por ejemplo el abdomen, o en varias, como abdomen y muslos.

Con la liposucción no vamos a conseguir perder peso ni tampoco acabar con la celulitis o la flacidez, puesto que dependen las características de la piel del paciente, que debe ser firme y elástica. Para la celulitis existen otras técnicas dentro de la medicina estética con las que podemos mejorar notablemente este problema.

Existe también cierta confusión con la Abdominoplastia. Cuando una paciente quiere eliminar piel sobrante, por ejemplo del abdomen tras algún embarazo, es ésta la técnica quirúrgica de elección, no la liposucción, aunque en muchas ocasiones podemos combinar las dos técnicas en una misma cirugía.

Con todo ello el/la candidata ideal para una lipoescultura  es aquel/la paciente que busca eliminar sus depósitos de grasa que deforman la silueta y que con posterioridad  practicará ejercicio que le ayudará a darle tonicidad a la piel mejorando así el resultado de la cirugía. Esto es lo deseado. También es muy recomendable revisar los hábitos alimenticios para mantener los resultados en el tiempo.

El procedimiento quirúrgico puede realizarse con anestesia local más sedación si se trata de un área localizada, o con una anestesia general si hay más zonas que tratar. Así pues, la duración de la cirugía irá en función lás zonas tratadas.

En el mismo quirófano ponemos una prenda de compresión elástica que la paciente deberá llevar entre 4 y 6 semanas, para favorecer la readaptación de la piel al nuevo contorno corporal. Podrá volver a sus actividades diarias en unos días.

Los resultados serán visibles entre uno y dos meses y si se mantiene un ejercicio físico regular junto con una dieta equilibrada como he comentado anteriormente, los resultados serán permanentes.

Así pues, es importante escuchar a la paciente para determinar lo que realmente desea conseguir con la cirugía y poder elegir bien la técnica más adecuada.

 

 




COMPARTIR:




Comenta:

ÚLTIMAS NOTICIAS

CATEGORÍAS