Dietas, dietas, dietas…

11/01/2012

¿Quién no ha hecho una dieta? ¿Quién no conoce a alguien que haya hecho una dieta maravillosa y que ahora esté divina? Probablemente todos, pero, ¿quién sabe a ciencia cierta qué es una dieta? Probablemente, poca gente. 

Pues bien, empezaré por ahí. ¿Qué es una dieta? Siendo puristas una dieta se podría definir como “la cantidad de alimentos que han de aportarse diariamente para conseguir un estado nutricional óptimo, asegurando una buena salud individual”. De dicha definición se introducen dos nuevos conceptos : “alimentación” y “nutrición” , considerándose la alimentación como la forma y manera de proporcionar al organismo los materiales que le son imprescindibles para ejercer todas sus funciones , y nutrición como el conjunto de procesos encargados de recibir, transformar y utilizar las sustancias químicas contenidas en los alimentos, necesarias para mantener la vida. Visto esto, se pone de manifiesto la importancia de la dieta: imprescindible para el crecimiento y el desarrollo físico, la reproducción y la vida sin enfermedad. Parece una cosa seria, ¿verdad? Pues así es. Realizar una dieta no debe tomarse a la ligera y mucho menos realizarse de cualquier manera. Para empezar, la dieta debe ser prescrita por un profesional (médico o nutricionista) que después de una historia clínica adecuada, y una valoración individual, habrá de ser quien determine los requerimientos de esa persona con arreglo a sus características personales y actividad física. La dieta deberá ser controlada en el tiempo y habrán de valorarse los cambios que va generando en el individuo. Dado el carácter tan particular de la introducción de una dieta, se deduce que no todas las dietas son idóneas para todos los individuos, pues las características propias de cada uno hacen que una dieta prescrita a un paciente, pueda no ser adecuada para otro. Si en algún momento determinado de nuestra vida, por salud o por motivos estéticos, necesitamos de la realización de una dieta, la actitud correcta es ponernos en manos de un profesional que nos indicará las medidas más adecuadas para nuestras necesidades y realizará un seguimiento adecuado de nuestra evolución hasta la resolución de nuestro caso. De este modo, desechar los “cantos de siena” provenientes de las dietas milagro que prometen resultados magníficos en breve periodo de tiempo, pero que se alejan de los objetivos de los que antes hablamos : alimentación y nutrición.

Dr. Vicente Villena Masegosa




COMPARTIR:




Comenta:

ÚLTIMAS NOTICIAS

CATEGORÍAS