Desmitificando el bótox

09/11/2017

La toxina botulínica, conocida como Bótox, la usamos en medicina estética para eliminar y prevenir la aparición de las arrugas de expresión, ubicadas en frente, entrecejo y patas de gallo que, generalmente, producen un rostro fatigado.

Su uso desde los años 70 es muy seguro si se aplica por especialistas experimentados. Sin embargo, existen ciertos prejuicios que hacen que muchas personas que se les recomienda realizarse un tratamiento con bótox no se decidan a dar el paso.

Hoy hablamos de las verdades y mentiras del tratamiento con bótox.

 

Bótox facial: Mitos y Verdades

  • Te deja la cara sin expresividad: FALSO. El objetivo del tratamiento con bótox es relajar el músculo, no paralizarlo, y esto dependerá de la dosis y el tamaño del músculo tratado.
  • Si te pinchas muchas veces ya no funciona: FALSO. Ocurre todo lo contrario, cuantas más veces te hayas infiltrado más relajado está el músculo, así el efecto dura más.
  • Cuando dejas de ponértelo se marcan más las arrugas. FALSO. El efecto del bótox es cierto que va desapareciendo, pero las arrugas nuevas no son más pronunciadas que las anteriores, sino siempre menos. Esto se debe a que nos acostumbramos a ver la piel lisa, y como el bótox no frena el envejecimiento de la piel, al aparecer una nueva arruga nos parece más pronunciada.
  • Se hincha la cara. FALSO. El bótox es una toxina natural que no da volumen ni produce inflamación.

 

  • Se recomienda empezar a usarlo a partir de los 30 años. VERDADERO. A partir de esta edad es cuando empiezan a aparecer las arrugas, de esta forma evitamos que se marquen en profundidad.
  • Es un tratamiento seguro. VERDADERO. Siempre que se aplique por especialistas no hay ningún riesgo.
  • Se utiliza en otros campos médicos. VERDADERO. Desde hace muchos años se usa para tratamiento de migrañas, vejigas hiperactivas e hipersudoración axilar.
  • Es un tratamiento indoloro y no incapacitante. VERDADERO. La inyección con agujas de pequeño calibre hace que apenas produzca una ligera molestia y tras su aplicación el paciente pueda hacer vida normal.
  • No hay riesgo de aplicarse muchas veces. VERDADERO. Los efectos del botox no son sumatorios, porque va desapareciendo su efecto. Así que, con un intervalo mínimo de tres meses no hay ningún problema.



COMPARTIR:




Comenta:

ÚLTIMAS NOTICIAS

CATEGORÍAS