Cosas a tener en cuenta antes de una reducción de pecho

20/11/2014

A lo largo de mi carrera profesional me he encontrado con muchas pacientes dubitativas en un primer momento respecto a realizarse una operación de reducción de pecho. A cada una de ellas el hecho de tener senos de gran volumen le repercutía de una manera diferente. El objetivo final, en cambio, era el mismo: mejorar en aspectos psicológicos y de salud.

Hay varios motivos por los que una mujer tiende a sentirse acomplejada cuando sus mamas son de un tamaño superior a la media. Por un lado están las causas no verbales: el miedo a enviar mensajes provocativos sin intención, o la dificultad a la hora de lucir ropa del estilo deseado, e incluso el no encontrar la ropa deseada en una talla que se ajuste, sobre todo en cuanto a la ropa interior.

Sin embargo, el motivo que más afecta a la hora de plantearse una reducción de pecho es físico, relacionado con la espalda. Fuertes dolores al tener que soportar demasiado peso durante tantas horas al día, o ante la imposibilidad de dormir en posturas cómodas y adecuadas para un buen descanso. Hay mujeres que sufren graves problemas en la espalda o la columna debido al “sobrepeso” en los pechos.

Cuando parece que una mujer con este tipo de problemas está decidida a operarse, lo único que la puede echar atrás es la propia intervención. Parece que tener que pasar por un quirófano es algo complicado, pero para nada. En el caso de la reducción de pechos, se trata de una operación sencilla, notando rápidamente los resultados positivos. Además, se realiza con anestesia general, por lo cual la paciente no sufre ningún tipo de dolor.

Consiste en la colocación del complejo areola-pezón en su nueva posición y la eliminación del exceso de piel, grasa y glándula mamaria, lo cual implica asumir una serie de cicatrices que dependerá de cada paciente y que siempre quedara tapada por el sujetador o el bikini. Ésta, además, evoluciona mucho con el paso del tiempo hasta que llega a ser casi inapreciable.

Al día siguiente de la intervención se obtiene el alta hospitalaria, y en pocos días la paciente podrá retomar sus actividades cotidianas, debiendo limitar los esfuerzos físicos intensos durante el primer mes.

Son muchas las mujeres que no dudan en dar el paso, y una vez reducido el pecho se arrepienten de no haberlo hecho antes, porque su vida mejora considerablemente.

Si eres una de estas mujeres que se acompleja o sufre dolor a causa del tamaño de sus pechos, no dudes en venir a informarte, te atenderemos encantados y te propondré la mejor solución para que tu vida cambie.




COMPARTIR:




Comenta:

ÚLTIMAS NOTICIAS

CATEGORÍAS