Cómo afrontar las comilonas de Navidad

18/12/2014

Se acercan estos días en los que nuestros hábitos alimenticios se ven alterados, sea por tradición, sea por placer… lo importante es que nuestra dieta se ve alterada y nuestro cuerpo es propenso a sufrir cambios, no siempre buenos, que unos días más tarde tendremos que afrontar y solucionar, en ocasiones con remordimientos.

No es necesario que en Navidad nos privemos de comer aquellas cosas que tanto nos gustan y que no solemos comer el resto del año, lo importante es hacerlo con moderación, porque si aumentamos considerablemente de peso, o si tenemos problemas como por ejemplo diabetes o tensión alta, pasadas estas fechas nos costará mucho más volver a nuestro peso o recuperar los niveles adecuados de glucosa.

Por ello, estos días es importante ser conscientes de dónde se encuentra nuestro límite. Aunque sucumbamos a ese delicioso turrón o ese tierno mazapán, debemos combinar estos postres con frutas digestivas que nos ayuden a digerir las comidas tan pesadas.

Mucha gente será la que, en mayor o menor medida, tome bebidas con alcohol, pero no se debe olvidar que estas bebidas llevan una cantidad alta de azúcar, por lo que conviene no abusar, y combinarlas con otras bebidas que favorezcan nuestra digestión, como por ejemplo las infusiones (sin cargarlas de azúcar, claro). También los refrescos llevan edulcorante en gran medida, y siempre es más adecuado sustituirlos por agua o zumos de frutas, que además no contienen gas.

Lo importante es disfrutar de las fechas y de la compañía, y pensar que en sólo unos días los excesos que hayamos cometido nos pasarán factura, por tanto, cuanto menos excesos cometamos mejor nos sentiremos para superar la cuesta de enero.




COMPARTIR:




Comenta:

ÚLTIMAS NOTICIAS

CATEGORÍAS