Cirugía estética después del embarazo

19/12/2013

Tras el embarazo, encontramos mujeres que se recuperan casi sin ningún esfuerzo, o tan sólo cuidando su dieta y realizando ejercicio físico de forma regular, pero en otros muchos casos no sucede así. En esta recuperación, influyen muchos factores, como la carga genética, el peso ganado durante el embarazo, la constitución física, el estilo de vida y el número de embarazos previos.

Las zonas corporales más afectadas tras el embarazo son los pechos, el abdomen y el contorno corporal. En los pechos, se evidencia un cambio de tamaño y textura que junto a la aparición de flacidez, se traduce en pechos caídos y vacíos, sobretodo en el polo superior. En el abdomen, los músculos sufren una distensión importante que se acompaña en mayor o menor medida de exceso de piel y grasa en la parte inferior del abdomen, así como la presencia de las temidas estrías. El contorno corporal se ve afectado por la aparición de celulitis y depósitos de grasa localizados sobretodo a nivel de flancos y caderas. Es por ello, que las cirugías más solicitadas tras un embarazo son las de pecho (aumento, elevación o mastopexia y reducción), de abdomen (abdominoplastia o miniabdominoplastia) y contorno corporal (lipoescultura). Cada vez, más mujeres acuden a la consulta con la idea de corregir rápidamente el cambio físico que acompaña al embarazo, incluso se está poniendo de moda entre los famosos un fenómeno denominado Mommy Makeover, y que consiste en realizar de manera individual o de forma combinada los procedimientos estéticos nombrados anteriormente de forma inmediata después del embarazo. Creo que no es recomendable hacer este tipo de cirugía de forma inmediata y aconsejo esperar entre seis meses a un año tras el embarazo o lactancia, ya que antes el organismo está sometido a mucho estrés, los tejidos están muy distendidos y son muchos los cambios hormonales que deben normalizarse.




COMPARTIR:




Comenta:

ÚLTIMAS NOTICIAS

CATEGORÍAS